Formación STEAM en 60′ – #EllasInspiranSTEAM

Con motivo del 11 de febrero, Día internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, hemos organizado una formación especial STEAM en 60 minutos en torno a nuestra iniciativa #EllasInspiranSTEAM.

En esta sesión contaremos con dos profesoras de áreas STEAM. Ambas han utilizado los recursos ESERO en al aula y han mentorizado equipos participantes en concursos ESA/ESERO. Compartirán con nosotros sus experiencias tras participar en diferentes desafíos de ESA Educación y aplicar los recursos ESERO en el aula y nos contarán cómo estos recursos les han ayudado a fomentar las vocaciones científicas y el interés por las carreras espaciales entre su alumnado femenino.

Trataremos con esta formación de identificar algunas de las claves que ayuden al profesorado mantener el interés de las niñas en las asignaturas científicas y tecnológicas, un tema fundamental para reducir la brecha de género que todavía existe en las carreras científicas. Las disciplinas STEM son la base que sustenta la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la educación en estas asignaturas puede proporcionar a quienes las estudian, los conocimientos, las habilidades, las actitudes y las conductas necesarias para crear sociedades inclusivas y sostenibles. Que niñas y mujeres se queden fuera de la educación en STEM y de las carreras de estas áreas constituye una pérdida para todos. Con el objetivo de contribuir a evitarlo, nuestras ponentes nos explicarán cuál es su experiencia y qué recursos les han servido de apoyo en este proceso.

Candela Palacios, apostando por la curiosidad

Candela Palacios Calzado es docente del IES Wenceslao Benítez, en San Fernando, Cádiz. Defiende el aprendizaje basado en la experiencia y la curiosidad desde de la investigación y el trabajo en equipo. Ha participado en programas Andalucía Profundiza y en Ferias de la Ciencia. Utiliza los recursos ESERO en el aula y participa como mentora en desafíos ESA. El año pasado formó parte del proyecto piloto ESERO Teacher Trainer, siendo responsable de dicho proyecto para la provincia de Cádiz. En la actualidad participa en el proyecto STEAM: Investigación Aeroespacial aplicada al aula, promovido por la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía como instructora del nivel Profundización en Cádiz y Huelva. También es una de las pocas mentoras que este año participan en la competición CanSat.

Ángela Bracho, una jedi en la Junta de Ándalucía

Ángela Bracho Nuñez es docente de Tecnología y cuenta con experiencia previa actividades robótica, lenguajes de programación, aula maker, impresión en 3D y electrónica. Ha colaborado en diversas actividades y ferias de la Ciencia: CTC – Fantec 2016, colaboración E.T.S. de Ingeniería Informática, Grupo de Investigación en Computación Natural en los Campus Científicos de Verano en 2017 y 2018, Feria de la Ciencia de Sevilla mayo 2018, Participación congreso Scientix – STEM o Intef febrero 2019, entre otros.

Es de las pocas mujeres Jedi en la Academia FPGAWars. Aficionada a la Astronomía, pertenece a la asociación Astromares, en la que es operadora de telescopios. Además, formó parte del curso de la Universidad Menéndez Pelayo «Acércate al cosmos» verano 2019 y «Investiga el Universo con PETeR.Proyecto Educativo de Telescopios Robóticos»

Ha llevado los recursos ESERO al aula y participado en Astro Pi Challenge. Actualmente es Asesora Técnica de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, Servicio de Innovación Educativa, desde dónde coordina el proyecto STEAM: Investigación Aeroespacial aplicada al aula.

Las inscripciones a esta formación las tenéis en nuestra sección STEAM en 60 minutos. ¡Os esperamos!

Ada Lovelace: inspiración para acercar la ciencia a las niñas

El 10 de diciembre se conmemora internacionalmente el nacimiento de la matemática inglesa Ada Lovelace, nacida Ada Byron, única hija legítima de Lord Byron y referente histórico para las mujeres que se inician en el campo de la informática. Casi cien años antes de que otro británico, Alan Turing, sentara las bases de la computación moderna, Ada había desarrollado un algoritmo tan avanzado que las máquinas de la época no fueron capaces de ejecutarlo. Sin embargo, años más tarde, científicos como John von Neumann o el propio Turing trabajaron sobre las aportaciones de Ada para continuar su labor en el campo de la computación y sentar así las bases de la informática. De ahí que muchas veces hablemos de Ada Lovelace como la primera programadora de la historia.

Gracias a su posición social, la pequeña Ada Byron creció en un ambiente intelectual que le facilitó sus relaciones con científicos relevantes desde niña. Su madre, Anna Isabella Noel Byron fue una aristócrata, matemática y activista que se preocupó de darle a su hija una educación muy estricta, centrada en el interés por la ciencia y las matemáticas y que no alentase en exceso la imaginación, tal vez escarmentada por la tormentosa relación que tuvo con el padre de Ada, el poeta romántico Lord Byron, que acabó en separación cuando Ada era solo un bebé. Pero Ada, en paralelo a su curiosidad y sus dotes para la ciencia, había heredado de su padre una enorme capacidad creativa, que le llevó a imaginar prodigiosas máquinas para volar con tan solo trece años. A los diecinueve, cuando conoció al matemático Charles Babbage y éste le habló de su «máquina analítica», Ada encontró la horma de su zapato para aunar esa imaginación prodigiosa y su amor por las matemáticas. Sus trabajos con Babbage, primero como discípula y más adelante como colaboradora, han sido ampliamente documentados desde que a mitad del siglo XX, la figura de Ada fuese rescatada y puesta en valor dentro de la historia de la ciencia, tal y como se merece.

En los últimos años se han editado sobre Ada Lovelace muchos libros para todas las edades, presentando su figura como un referente del ámbito científico, con el objetivo de potenciar en las niñas el interés por la ciencia y las matemáticas. En el aniversario de su nacimiento, queremos hacer un breve repaso por algunas de estas publicaciones que nos muestran cómo podemos contarles a niñas y niños quién fue Ada y cómo su curiosidad y su imaginación la llevaron a idear los fundamentos de una disciplina como la informática, sin la cual el mundo sería inconcebible para estos pequeños humanos del siglo XXI:

Ada Lovelace, en Pequeña & Grande

Uno de los libros dedicados al público más joven es Ada Lovelace, en la colección Pequeña y Grande, de la editorial Alba. Este breve cuento escrito por María Isabel Sánchez Vegara con ilustraciones de Zafouko Yamamoto, nos presenta a una Ada pequeña, inquieta e imaginativa, que tiene siempre a su madre en vilo con sus locas ideas pero que consigue canalizar esa imaginación y convertirse en una pequeña inventora y pionera.

Esta colección está recomendada de 6 a 9 años, aunque tanto por las ilustraciones como por la longitud de los textos, podéis empezar a leerla antes de los 6 años, acompañándoles y disfrutando también vosotros de este cuento que les hace más sencillo el acercamiento al personaje de Ada. También está publicado en catalán.

Mi primer P&G Ada Lovelace

Mi primer P&G Ada Lovelace es una versión adaptada del anterior, también en la editorial Alba y realizada por las mismas autoras que el anterior. Escritos con rimas sencillas, esta colección de cuentos es ideal para que los más pequeños descubran a las grandes mujeres de la historia.

Son cuentos aptos para ser contados a bebés a partir de 1 año.

Ada Lovelace descifra el código

Dentro de la colección Niñas Rebeldes, creada por  Elena Favilli y Francesca Cavallo en la editorial Destino Infantil y Juvenil, encontramos Ada Lovelace descifra el código, una biografía ilustrada y adaptada al lenguaje de las primeras lecturas en la que descubrir cómo se va conformando el amor por las matemáticas en una niña pequeña que vive en el Londres de principios del siglo XIX.

Un ejercicio de contextualización de los personajes en una época difícil de entender para niñas y niños actuales y un tributo a las mujeres pioneras que además de ser una introducción a las matemáticas, también lo será a la lectura y al arte, gracias a sus fantásticas ilustraciones. Un libro ideal a partir de los 7 años, para que quienes se inician en la lectura, en la historia y en la ciencia entiendan desde como el saber es único y todas las ramas del conocimiento está interconectadas.

Ada Lovelace, la encantadora de números

El historietista Jordi Bayarri Dolz autoedita una colección de novelas gráficas sobre científicos relevantes que incluye esta biografía de Ada Lovelace con dibujo de Dani Seijas. Ada, la encantadora de números nos cuenta a través de viñetas cómo con sus conocimientos matemáticos y su mente creativa, Ada escribió un algoritmo que conseguiría que la máquina analítica de Babbage hiciera cálculos sin necesidad de intervención humana: una fórmula matemática que muchos consideran el primer programa informático de la historia.

Ada Lovelace, la primera programadora de la historia

Vegueta Ediciones, dentro de su colección Genios de la Ciencia, también dedica un volumen a la biografía ilustrada de Ada Lovelace. Ada Lovelace, la primera programadora, con texto de María Serrano e ilustraciones de Tyto Alba, tanto el registro de la narración como el estilo de las imágenes están adecuados a la franja de edad entre 8 y 11 años.

El libro trata temas didácticos transversales a los ámbitos de actividad del personaje, en especial aquellos relativos al mundo de las matemáticas y los avances tecnológicos, de cara tanto a la lectura en familia como al uso en la escuela y como refuerzo al programa educativo. Las páginas finales del libro contienen una biografía resumida del personaje y una cronología que lo enmarca en la evolución de su disciplina. También disponible en catalán.

Las ideas de Ada

Las ideas de Ada es un maravilloso álbum ilustrado, publicado por la Editorial Juventud. En esta impresionante biografía ilustrada, Fiona Robinson capta la mente creativa y el genio matemático de Ada Lovelace.

Recomendado a partir de 7 años, sus ilustraciones han sido creadas con acuarelas japonesas sobre papel Arches, recortadas, unidas y pegadas en diferentes profundidades para luego fotografiar las imágenes. La delicadeza con la que han sido creadas ayuda a que este libro sea un retrato convincente de una mujer que vio el potencial de los números para crear arte.

#9 – Mae Jemison

Mae Jemison es ingeniera, médico y astronauta de la NASA. Fue la primera mujer afroamericana en viajar al espacio. Estudió en la Universidad de Stanford con una beca obteniendo el graduado en Ingeniería Química. Después se doctoró en Medicina por la Universidad Cornell en 1981. 

El 4 de junio de 1987, Mae Jemison se convirtió en la primera mujer afroamericana en ser admitida en el programa de formación de astronautas de la NASA, y en 1992 fue la primera mujer afroamericana en viajar al espacio.Viajó a bordo del Endeavour en la misión STS47, y durante los ocho días que estuvo en el espacio, realizó experimentos sobre la ingravidez y la cinetosis en la tripulación y en ella misma. En total estuvo 190 horas en el espacio. Después de servir en la NASA hasta 1993, Jemison fundó el Jemison Group, Inc., que desarrolló ALAFIYA,​ sistema de telecomunicaciones basado en satélites. El propósito de este sistema era mejorar el cuidado médico en países en desarrollo. Dentro de sus proyectos actuales están varios que se focalizan en el mejoramiento de la salud en África y en el avance de las tecnologías en países en desarrollo.

Algunos de sus avances los puedes encontrar en las guías de la colección Exploración Espacial.

#8 – Sally Ride

Sally Ride fue una física estadounidense y astronauta de la NASA que en 1983 se convirtió en la primera mujer de Estados Unidos en volar al espacio.

Ride fue una de las 8900 personas que respondieron a un anuncio en el periódico que solicitaba candidatos para el programa espacial. ​Como resultado de ello, ingresó en la NASA en 1978.  Después de trabajar como comunicadora de cabina en distintos vuelos del programa del transbordador espacial, Sally consiguió por fin viajar al espacio el 18 de junio de 1983, convirtiéndose  en la primera mujer norteamericana en conseguirlo. Antes que ella, dos mujeres soviéticas, Valentina Tereshkova (1963) y Svetlana Savitskaja (1982) habían abierto camino a las mujeres en la carrera espacial.

Formó parte como tripulante de la misión STS-7 del transbordador espacial Challenger. Un año después realizaba su segundo vuelo espacial llegando a estar más de 343 horas en el espacio.

Su trabajo y dedicación contribuyeron a los avances de la Exploración Espacial, que podrás encontrar en la colección del mismo nombre de ESERO Spain.

#7 – Svetlana Savískaya

La piloto y cosmonauta Svetlana Savítskaya, fue la segunda mujer en volar al espacio en el año 1982, después de Valentina Tereshkova en 1963.

Durante su estancia en la estación espacial Salyut 7, el 25 de julio de 1984, se convirtió en la primera mujer en dar un paseo espacial. Permaneció fuera de la estación durante 3 horas y 35 minutos realizando con éxito trabajos de montaje, cortes de metal y soldaduras. También fue la primera mujer en hacer dos viajes al espacio. El segundo tuvo lugar en 1984. 

Se formó en el Instituto de Aviación de Moscú, especializándose en la escuela de pilotos de avión. En 1976 se tituló como piloto de pruebas, siendo capaz de pilotar más de veinte tipos de aviones. Ese mismo año ingresó en la oficina del diseño de Yakovlev para contribuir a la mejora de las aeronaves. En 1980 entró a formar parte de un grupo recién formado de cosmonautas mujeres preparándose para realizar vuelos espaciales. En 1993 abandonó el cuerpo de cosmonautas.

Sus conocimientos ayudaron al desarrollo de la exploración Espacial. Dentro de esta colección de ESERO Spain podrás encontrar algunos de sus experimentos.

100 años de Rosalind Franklin

El legado de Rosalind Franklin

Si Rosalind Franklin hubiera tenido un deseo de cumpleaños es probable que nunca hubiera soñado con tener su nombre errante en Marte.

Mientras el mundo celebraba el pasado viernes el centésimo aniversario de la destacada científica que estuvo detrás del descubrimiento de la estructura del ADN mañana, la rover ExoMars que lleva su nombre se prepara para dejar su huella simbólica en el Planeta Rojo. El explorador robótico perforará hasta dos metros en la superficie marciana para tomar muestras del suelo, analizar su composición y buscar evidencia de vida enterrada bajo tierra. La misión se lanzará en 2022.

Rosalind Franklin fue una destacada cristalógrafa, que investigó cómo se ordenan los átomos. Produjo la «mejor imagen de doble hélice de cadenas de ADN con rayos X, y eso transformó nuestro mundo, llevando al mayor avance en biología en el siglo pasado: la estructura del ADN», dice Jim Naismith, director del Instituto Rosalind Franklin, un Centro nacional de investigación de ciencias de la vida en el Reino Unido.

“No era una joya desconocida en su tiempo, sino una científica realmente influyente por su trabajo pionero en virus. La consideramos la primera bióloga estructural de virus ”, agrega Jim.

Los científicos que trabajan para enviar el rover Rosalind Franklin de la ESA a Marte no esperan encontrar ADN ni virus en nuestro planeta vecino. «Las moléculas de ADN y los virus son probablemente demasiado frágiles para durar cuatro mil millones de años en el terreno», explica Jorge Vago, científico del proyecto ExoMars de la ESA.

«Pero esperamos que nuestro rover ayude a escribir una nueva página en la exploración de Marte al permitirnos estudiar moléculas orgánicas en profundidad, y tal vez encontrar algunos rastros sugerentes de vidas pasadas», dice Jorge.

La mujer detrás del ADN

El legado de Rosalind Franklin sigue vivo cien años después de su nacimiento en el planeta Tierra. Nacida el 25 de julio de 1920, su familia está conmovida por el reconocimiento mundial de su trabajo científico.

«Muchas personas tienen esta visión de una mujer solitaria a la que le robaron un Premio Nobel y nunca fue reconocida por ayudar a descubrir la estructura de la hélice de ADN», dice su sobrina, también llamada Rosalind Franklin en su memoria.

Ella está comprometida a luchar contra esa imagen conflictiva y representar su legado «trayéndola como mujer con un lugar en la historia». Ella me inspira a pensar que todos nosotros, como individuos, tenemos el poder de hacer la diferencia «. Rosalind Franklin estaba de viaje en Estados Unidos cuando tuvo dificultades para abrocharse la falda sobre el estómago hinchado, la primera señal de un cáncer de ovario avanzado. Murió dos años después a los 37 años, trabajando casi hasta el final de su vida.

Una serie de charlas y eventos en línea, incluida una moneda conmemorativa, está en marcha en todo el mundo para celebrar el centenario de esta «mujer íntegra que persiguió el descubrimiento científico para el mejoramiento de la humanidad», como la describió su sobrina desde su hogar en California. Estados Unidos

Renacimiento de la exploración de Marte

Rosalind cree que a su tía le hubiera encantado el espíritu de equipo de ExoMars. “El trabajo de los ingenieros de la ESA en el rover me sorprendió, realmente lo hacen por los resultados, no por ellos mismos. De esto se trataba Rosalind Franklin: compromiso y dedicación a la ciencia «, dijo después de una visita al centro técnico de la ESA en los Países Bajos el año pasado.

Mientras la exploración de Marte se prepara para un despertar internacional este año, la misión ExoMars que habría marcado el centenario de la doctora Franklin tuvo que posponerse porque las pruebas para preparar todos los componentes de la nave espacial para la aventura de Marte necesitaban más tiempo para completarse. Además de eso, la pandemia de coronavirus ha detenido la realización de varias pruebas y verificaciones desde marzo de 2020.

La capacidad del rover Rosalind Franklin para lanzarse al Planeta Rojo en 2022 se está evaluando actualmente durante la revisión de calificación y aceptación por parte de la ESA y decenas de socios industriales. El rover demostró con éxito que puede soportar las condiciones marcianas durante la campaña de prueba ambiental completada a principios de este año en Toulouse, Francia.

El modelo de vuelo espera un conjunto más robusto de paneles solares en Thales Alenia Space en Turín, Italia. En la misma ciudad hay un modelo a escala real de Rosalind Franklin.

Un equipo de ingenieros simulará la itinerancia del laboratorio sobre ruedas desde el Centro de Control de Operaciones Rover (ROCC) en ALTEC, justo al lado de uno de los astilleros de Marte más grandes de Europa.

Mientras que el rover ExoMars ajusta su equipo y software para los desafíos que se avecinan, se espera que las pruebas de paracaídas se reanuden en octubre en Oregon, EE. UU.

Se realizarán más pruebas en los elementos eléctricos y mecánicos de la nave espacial en Cannes, Francia, también en otoño.

Sobre ExoMars

El programa ExoMars es un esfuerzo conjunto entre Roscosmos State Corporation y ESA. Además de la misión 2022, incluye el Orbitador de gases de rastreo lanzado en 2016. El TGO ya está entregando importantes resultados científicos obtenidos por sus propios instrumentos científicos rusos y europeos y transmitiendo datos del vehículo explorador Curiosity Mars y el módulo de aterrizaje InSight de la NASA. El módulo también transmitirá los datos de la misión ExoMars 2022 una vez que llegue a Marte.

Podéis leer el artículo original en From Earth to Mars: Rosalind Franklin’s centenary of science

#6 – Elena Álvarez Castro

Elena Álvarez Castro es graduada en Ingeniería Electrónica Industrial por la Universidad de Granada. Durante el curso 2018/2019 fue animadora científica del  Parque de las Ciencias de Granada y está involucrada en varios proyectos relacionados con la divulgación y el fomento de vocaciones científicas.

En esta línea, ha colaborando en las dos ediciones de la Feria de las Ingenierías. Ha realizado talleres divulgativos dentro del Proyecto Seré Ingeniera y participa en el Campus Tecnológico Seré Ingeniera. Miembro del Club de Robótica de Granada, ostenta el título de formador Certificado en Tecnología y Robótica Educativa y ha obtenido la acreditación necesaria para ser miembro de la Red Andaluza de Robótica y Tecnología Educativa.

Actualmente forma parte del equipo ESERO Spain, donde desarrolla recursos educativos, formación para el profesorado. Además, forma parte de la organización principal de la competición Nacional CanSat 2020.

Compagina todas estas actividades con sus estudios de máster en Ingeniería Electrónica Industrial.

#5 – Ángela Pozo Mateos

Ángela Pozo Mateos es graduada en Ingeniería Informática y está terminando el máster de profesorado.

Sus intereses están centrados en la creación de proyectos electrónicos con aplicaciones informáticas, siempre fomentando el uso de nuevas tecnologías y software libre. Trabaja en varios proyectos que tienen como objetivo promover la igualdad de género en las tecnologías: proyecto «Seré Ingeniera»  talleres para la Feria de las Ingenierías, la semana de la Mujer y la niña en la Ciencia o la noche Europea de los Investigadores. Está comprometida con la cultura Maker siendo miembro de los »ETSIIT Makers» o el Club de Robótica de Granada. Actualmente colabora con ESERO siendo jurado de la competición Regional Andaluza de CanSat, además de mentora de un equipo en el desafío europeo AstroPi.

#4 – Pilar Román

Pilar Román Fernández, Delegada de España en la Agencia Espacial Europea. Licenciada en Ciencias Físicas e Ingeniería Técnica Industrial.

Pilar Román cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector del espacio. Forma parte de la Delegación Española en la Agencia Espacial Europea (ESA). En concreto, se encarga de representar a nuestro país en el Comité del Programa Científico, en el de Relaciones Internacionales y en el de Educación. La misión de la Delegación es, sobre todo, participar en las decisiones que se toman en los distintos comités. Para ello, es necesario elaborar estrategias que tengan en cuenta los intereses de nuestro país y trabajar muy en contacto con nuestra comunidad de espacio, intentando recoger todas sus necesidades e informándoles sobre las decisiones que se toman en la ESA. El objetivo es conseguir el máximo retorno de la inversión en la ESA y que sea de la mayor calidad posible.

Como responsable del Comité de Educación, se encarga de apoyar y potenciar a ESERO-España así como de coordinar con la ESA la puesta en marcha de nuevas actividades para conseguir un mayor alcance del proyecto.

#3 – Samantha Cristoforetti

Samantha Cristoforetti es piloto de aviación, la tercera mujer astronauta en la Agencia Espacial Europea y la primera mujer astronauta italiana. Ha formado parte de la Expedición 42 / 43 a bordo de la Estación Espacial Internacional.

En 2001 se graduó en ingeniería mecánica por la Universidad Politécnica de Múnich, con especialidades en propulsión aeroespacial y estructuras ligeras. Fue una de las primeras mujeres en alistarse en la fuerza aérea italiana. Durante su estancia en la fuerza aérea acumuló más de 500 horas de vuelo en diversas aeronaves militares y alcanzó el rango de capitán.

En 2009 fue una de las seis personas elegidas de entre los más de 8.000 europeos que se presentaron a las pruebas para formar parte del cuerpo de astronautas de la ESA. 

Podrás encontrar algunas de sus fotos más famosas en la práctica en abierto Observación de la Tierra

#2 – Rosa Folgoso

articulo stem

Rosa Folgoso está en el último año de ingeniería electrónica industrial y es miembro del proyecto aeroespacial GranaSat de la Universidad de Granada. Este proyecto tiene como fin diseñar y construir un pico-satélite hecho por y para estudiantes.

Forma parte del equipo de trabajo encargado de proporcionar soporte técnico a los equipos CanSat Andaluces. Ayudándoles en el diseño del paracaídas, radiofrecuencia y antenas receptoras, sensores, planificación de proyectos y herramientas CAD para diseño de circuitos y diseño de la estructura del CanSat, además de solucionar problemas relacionados con la programación del CanSat.

#1 – Valentina Tereshkova

Valentina Tereshkova fue la primera mujer cosmonauta que viajó al espacio, seleccionada entre más de cuatrocientos aspirantes y cinco finalistas para pilotar el Vostok 6, lanzado el 16 de junio de 1963. Completó 48 órbitas alrededor de la Tierra en sus tres días en el espacio.

Tras volver de su misión ingresó en la Academia de la Fuerza Aérea de Zhukovski, graduándose como ingeniera espacial en 1969. A partir de entonces, Valentina continuó trabajando en el programa espacial como colaboradora científica del Centro de Entrenamiento para Astronautas. En 1970, fue nombrada Coronel Ingeniero del Ejército del Aire de la URSS y siete años después obtuvo el doctorado en ingeniería. En 1997, con 60 años, se retiró de la fuerza aérea y del cuerpo de cosmonautas. En 2013, se ofreció para viajar a Marte si le daban la oportunidad.

Su valentía y conocimientos fueron clave para el desarrollo de la Exploración Espacial, que se reflejan en los cuadernillos didácticos de nuestra colección Exploración Espacial.